Archivos de la categoría Sin categoría

Niños de la calle.

[yt4wp-video video_id=”Gtid3hLs5NA”]

Este es un vídeo que hice pensando en aquellos niños que
van por las calles tratando de buscar un mejor mañana,
que Van aprendiendo a sonreír en medio de la miseria, a pesar
de que la sociedad les ha dado la espalda y la indiferencia de
las personas les cala mas que cualquier golpe recibido.

¿Porque unos tienen mas… Y otros tienen menos?

¿Porque algunos nacen con mejores posibilidades.. y 
otros nunca tuvieron una oportunidad?
..Pero sobre todo…. ¿Porque la indiferencia de las personas?

La felicidad no esta en el dinero, en la apariencia, en la mejor ropa, en una casa lujosa,

en tener mucho. La felicidad esta en saber valorar lo que tienes por poco que sea… En sonreír a pesar de lo oscuro que pueda estar alrededor. 
Piensa que hay muchos que quisieran tener lo que tú tienes… Que hubieran querido
tener una vida sin preocupaciones como la tuya o como la mía.

¿Seras indiferente como los demás?

¿Que harás por ellos?

MATHIUS

 

Si yo fuera Dios.

Si yo fuera Dios,
bajaría mi mano de los cielos
y acariciaría el rostro de los tristes,
mi aliento soplaría en el viento
a que susurre los oídos de los melancólicos,
haría aparecer el sol de noche
para que ilumine la oscuridad de los afligidos,
me haría humano y bajaría hacia el mundo
para hacer compañía a los solitarios.

Si yo fuera Dios,
me metería en los sueños del hastiado
y pintaría de fe su imaginación,
colmaría de fortaleza y esperanza
a los nada agraciados,
daría alas a los prisioneros del dolor
para que vuelen hacia la salida,
me quitaría los labios y se las regalaría
a quienes aun no saben sonreír.

Si yo fuera Dios,
pintaría de negro el cielo
y de rojo las aguas,
nada es mas, nada es menos,
todo sera hermoso, hasta las sombras.

Amaría a lucifer y lo abrazaría,
es mi hijo rebelde que necesita de afecto,
yo lo cree y yo lo abandoné,
redimiría pues su alma y le daría una nueva.

Mis humanos serian iguales,
la misma piel, el mismo rostro,
los mismos ojos, la misma boca,
el mismo pelo,los mimos pies,
así nadie se alzaría,
presunción y orgullo no existiría.

Solo el pensamiento haría libre y diferente,
varón, mujer,no importa como nacieren,
solo el amor uniría dos almas,
solo el amor es suficiente para que estén juntos.

Si yo fuera Dios,
no me haría perfecto,
no seria mas que un hombre,
ni menos que un animal,
sin maldad, lo imperfecto es bello,
sin maldad, lo perfecto es solo eso.

La tierra no tendría principio ni fin,
las plantas crecerían sin agua,
las aves volarían sin alas,
las luciérnagas brillarían sin luz,
los campos florecerían sin sol,
el viento soplaría hacia el cielo,
el averno seria tierra de buenos.

Si yo fuera Dios,
si yo fuera,
si yo fuera Dios, no me haría un Dios.

MATHIUS

NIÑO DIOS

 

 

Sin excusas… mira el presente.

Saben chicos… muchos de nosotros siempre estamos a la espera de tener x o y pretexto para entonces poder ser felices, por ejemplo tener pareja, exito profesional, popularidad o que incluso superar la fobia social o cualquier otro trastorno que se tenga….. pero la mayoría jamás en su vida obtendrá nada de lo que espera precisamente porque su personalidad y caracter se han constituido y adaptado para mantener las cosas tal y como son en sus vidas……….. Aceptar que no se tendrá nada de lo que se espera, jamás, no es una actitud desesperanzada, sino por el contrario, pese a lo cruel del hecho, nos brinda la oportunidad de poder mirar de frente el presente…. Deben de entender que incluso aquellos quienes ya obraron un milagro y por azares del destino las cosas se organizaron de tal forma que ya pudieron obtener lo que tanto deseaban para poder ser felices, se tuvieron que enfrentar a la horrida verdad desesperanzadora de que en ello no había nada salvo vacío e ilusiones huecas….  No se cuanto alguien pueda aferrarse a su castillo de naipes una vez que ha sido encumbrado en el, como rey y soberano, pero al final es solo una simulación de felicidad que en algún momento al más mínimo de los vientos de pesar y de problemas que trae la vida, se derrumba en mil pedazos………… Pero lo cierto es que se alcancen o no esos sueños, esos pretextos que ponemos para no ser felices en este mismo momento, el presente, el sufrimiento, la tristeza, la ira y el miedo seguirán siendo iguales… tal vez quienes se ganen el  mundo y consigan todos sus pretextos solo retrasen lo inevitable, pero la mayoría tendrá que enfrentar tarde o temprano el dolor y el vacío de su alma………………………. SI EN VERDAD QUIEREN SER FELICES, acepten lo que tienen, incluso si solo se tienen a sí mismos y a nada más, aprecienlo, aferrense a ello, valorenlo como es debido y denle el lugar que le corresponde en sus vida, PERO SOBRE TODO DEJEN DE PONER PRETEXTOS PARA NO ESFORZARSE POR SER FELICES EL DÍA DE HOY CON LO QUE YA SON Y LO QUE YA TIENEN…. DEJEN DE ESPERAR QUE EL MUNDO LES RECOMPENSE POR SOPORTAR SU SUFRIMIENTO, PORQUE JAMÁS LO HARÁ EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS, Y SI LO HICIESE SOLO SE ENCONTRARÍAN CON UNA DESESPERANZA AUN MAYOR, LA DESILUSIÓN DE LA VERDAD Y EL VACÍO….  TAN SOLO DEJEN DE BUSCAR E INTENTAR CONSEGUIR PARA ARREGLAR SU MUNDO, Y ACEPTEN LA ALEGRÍA Y LA FELICIDAD INCLUSO EN LA DESGRACIA Y EL ABANDONO, INCLUSO SI NO TIENEN NADA Y EL FUTURO NO LES DEPARA MÁS QUE TRAICIONES Y DESDICHAS….SEAN FELICES EN EL Y POR PRESENTE, SIN ESTAR ESPERANDO NADA DEL FUTURO, INCLUSO A PESAR DE QUE LEVANTEN LA MIRADA HACIA EL………… Ustedes lo saben, yo lo sé, no engañamos a nadie, aceptenlo, allá, en la distancia no hay nada, todo lo que hay ya está con nosotros y no podemos seguir mintiéndonos más, porque al hacerlo dejamos de vivir el día de hoy, y olvidamos de ser felices el día de hoy, con tal de mantener nuestra mente mirando a la distancia a una falsa ilusión vacía que probablemente, y para nuestro propio bien, nunca se cumplirá, sin importar que tan “normal” y “natural” crean que sea su ilusión…. Tener para ser feliz, jamás, y repito, JAMÁS, ha sido el camino a la felicidad, y quienes de verdad la han encontrado y no fingen como la mayoría, ya la han encontrado pese y desde el mar de desgracias innumerables, necesidades y desdichas que representa la vida, día a día. Sonaré religioso pero esa frase es bien cierta,  dice la biblia, y tiene toda la razón “cada día tiene su afán”, por lo que no tiene caso que sigamos viendo y esperando algo de un futuro incierto, lo único que podemos hacer es tratar de ser felices sin nada más de lo que ya hay en nuestras vidas, sin depender de nada o de nadie, y luego entonces, si se es feliz en medio del mar de contratiempos y problemas que representa la vida, podremos llegar al estado de paz y alegría al que hemos aspirado siempre mediante inútiles pretextos y falsas excusas llenas de inconsciencia, sometimiento cultural, y vacío.

La soledad en mi vida y la destrucción abominable

La soledad en un
hombre de verdad está a un nivel totalmente diferente del que pueden
asimilar o entender las demás personas. En definitiva no hay una
soledad más grande y desesperanzada que esa.

Cuando tenía 18
años, literalmente me había rendido a todo contacto y compañía
humana…. en aquél entonces, sabía que no podía esperar nada
bueno de los demás, y me había hecho la firme creencia de que
cuando mucho lo que recibiría serían maltratos y agresiones, así
como intentos de destrucción a menos de aquellos para los que mi
sola existencia significare un estorbo o una amenaza para alcanzar
sus objetivos o cubrir con sus necesidades y caprichos. Las cosas
llegaron al punto en que sabía que sólo me deparaba la tristeza y
la destrucción… y pese a ello no me dejé vencer por la vida,
aceptando las cosas como un echo inevitable. Un buen día decidí
forzar a mi propia mente a alimentarse de todo el odio y la maldad
que me demostrasen las demás personas, para transformarle en la
alegría y la felicidad que tanto necesitaba, tal y como si al
recibir la oscuridad de los demás, yo mismo la transformase en la
luz resplandeciente que siempre había deseado y que ya me había
cansado de esperar.

Poco a poco me volví
fuerte mentalmente, inquebrantable, imbatible, nada ni nadie podía
siquiera herirme, ninguna pérdida, y las tuve (y muy fuertes, por
cierto), ninguna agresión, y las viví fuerte mente una y otra vez
hasta que las personas comenzaron a temerme por no quebrantarme
jamás, y ninguna necesidad, aunque mi mente amara y deseara con
todas sus fuerzas algo, ese algo lo asimilaba como un constructo
nacido de mi ser, y como tal lo reabsorbía en él. Lentamente fui
perdiendo cualquier deseo o sensación de necesidad que estuviese más
allá de mi propio ser y mi propia mente, e incluso la interacción
con otros seres humanos se volvió meramente accesoria y utilitaria.
Nada, ni nadie me movía: era un hombre de verdad, con una soledad
abismal, como pocas veces se ha visto en la
tierra.

Desafortunadamente, circunstancias externas a mi ser,
y el ablandamiento de mi alma… o más bien mi ingenuidad al buscar
puramente la paz y la felicidad como el estado primordial de mi ser,
para alcanzar esa iluminación cuyo deseo y anhelo fui desarrollando
con cada insulto, con cada humillación, con cada desprecio, con cada
golpe, traición e intento de destrucción que recibí…. hizo que
volviera a confiar en los demás mientras trataba de dar nacimiento a
una luz que no se extinguiese por más oscuridad y destrucción que
recibiese de los otros… traté de transmitir la paz y el amor que
había alcanzado en mi soledad absoluta, pero al confiar nuevamente
en los seres humanos, sea por equivocación, sea por descuido, sea
por algún fallo en mi camino de evolución, fui literalmente
destruido hasta perder incluso aquella única cosa a la que no había
renunciado…. nuevamente confié y fui desquebrajado hasta el punto
en que también perdí mi propio ser…. mi memoria… mis
recuerdos… fueron borrados y extinguidos hasta el punto en que no
podía recordar casi nada, ni a nadie….. Volví a nacer en absoluta
agonía y tristeza, en absoluto abandono y destrucción…. y ahora
ni siquiera me tenía a mí mismo para poder hacer frente a estas
cosas…. Justo así, cuando tenía 20 años entré a la universidad,
y justo así es que pasé dos años enteros de absoluto infierno a
manos de gente normal, cuya monstruosidad, vanalidad, hipocresía,
perversión y maldad no distan mucho del promedio, pero que se
desataron a niveles insondables una vez que vieron a un ser tan
desquebrajado y debilitado, como yo. Fue ahí Alejandra Flores
Gonzalez de Salceda, que tu fulguraste un esquema de burla, sadismo,
mezquindad, desolación y traición…. no fuiste mejor que aquellos
seres tan atroces y mezquinos a los que llamaste amigos, sino que,
por el contrario fuiste mucho peor que ellos, a pesar de que a sus
espaldas hablabas como en trance, de la desesperada e increíble
hipocresía y atrocidad con que convivían aquellos futuros
terapeutas….. Admito que fui yo, quien, en mi estado tan
deplorable, incitó de cierto modo a los otros a decir y hacer todo
lo que dijeron e hicieron en mi contra… era fácil pisotear los
fragmentos regados de un corazón hecho polvo…. pero tu fuiste más
allá y con insidias, chismes, difamación, traición, manipulación
y abominación total provocaste que aquellas personas que no distan
de la normalidad, se convirtiesen en una especie de bestias salvajes
en busca desatar su odio y destrucción en alguien que no se
defendiese…. Fuiste tú quien trajo tanta destrucción sobre una
vida que ya había sido prácticamente extinguida…. Francamente te
odio y te maldigo… no puedo dejar de hacerlo a pesar de los
años…. sólo espero que si tu egocentrismo alguna vez te hace
llegar hasta este escrito buscando tu nombre en la red, te des cuenta
y recuerdes la clase de monstruo salvaje y demoniaco que fuiste algún
día para mí.