DESPIERTA, VALERIA!!! (Capitulo 1)

La luz apenas entraba en la habitación atraves de aquellas cortinas azules, estando recostada en su cama miraba hacia el techo, era verano, cerro los ojos un momento para pensar, pero se estaba quedando dormida.


“Voy caminando sin saber, nada de ti, Ni siquiera el agua que rodea mis pies, puedo sentir….
Lo intento cada vez mejor, y no estaré Satisfecho hasta olvidarme al fin de ti…”
-sonaba esa canción en su móvil, antes de que lo tomara para contestar, aun estaba un poco somnolienta.-


-Bueno…


-Hola ¡vale! ¿Vendrás o no?, te estamos esperando desde hace 30 minutos.


-Disculpa casi lo había olvidado he estado algo distraída y se me fue el tiempo


-Bueno chica pues no te comas el coco y ven deprisa que te perderás de la diversión


-¡Si!, ahora voy no desesperen chicas


-Esta bien, ¡no tardes! nos encontraremos en la heladería.


-Claro, ahí estaré.


-Ok, nos veremos entonces.


-Ciao.


Se levanto de su cama lentamente y se puso sus zapatos deportivos de color negro, que hacían juego con esos jeans azules que traía puestos, y una blusa color gris, acercándose al espejo que tenia colgado en su recamara, dio los últimos detalles a su imagen, era una chica guapa, de ojos grandes, labios delgados, y su cabello negro cayendo a un lado de su cara, sonrió un momento animada y se dispuso a salir, bajo las escaleras, y entro a la cocina, ahí estaban su mama junto con su hermana preparando la comida.


-¡Mamá!, iré al centro comercial, volveré por la tarde.-


-¿No vas a comer algo, antes?-


-No, me esperan las chicas, comeremos algo allá, no te preocupes.-


-Ja ja ja, si, como no, “a comer”, ¿ahora se le dice así?- le dijo su hermana poniendo unos platos sobre la mesa.


-Si! A comer!, que crees que soy como tu, que salgo a tontear por ahí con los chicos.-


-Bueno Valeria, pero ve con cuidado y no llegues tan tarde.-


-Te lo prometo mamá, estaré bien.-


-Cuidateeee.-


Escucho el grito de su mama cuando salía de su casa, dando un ligero portazo, y encaminándose hacia la esquina, por aquella calle en la que vivía, en la que las casas eran de diversos colores, con algunos arboles y varios arbustos.
Después de 10 minutos y de cruzar un par de calles mas, llego a la transitada avenida, en donde por suerte paso un taxi vacío, el cual abordo.


-¿A donde la llevo?-


-A la Plaza comercial, por favor.-


-De acuerdo, le molesta si tomo camino por entre las calles, es más rápido.-


-Si, esta bien.-


El taxi iba en marcha a una velocidad promedio, mientras tanto ella miraba por la ventanilla todo lo que acontecía afuera del automóvil, observaba la gente pasar fugazmente y a algunos niños y adolecentes jugando futbol.


No pasaron más de 30 minutos y el taxi estaba disminuyendo su velocidad y estacionándose, enfrente de la plaza comercial.


Entro por la puerta principal de la plaza, caminando por los pasillos, pasando por varias tiendas de ropa y de artículos de computación, hasta que llego a la heladería, se asomo un poco y vio a sus dos amigas sentadas en una mesa y comiendo un par de sundaes.


-Hey, ¡hola! creímos que no llegarías.- la saludaron cuando la vieron acercarse a ellas


-Si, disculpen no era mi intención, me retrase un poco, pero ya estoy aquí, chicas.- le dijo sentándose con ellas


-Pensábamos que no te encontrabas en tu casa, que quizás habías salido con alguien.-


-No, si estaba en casa, solo que me estaba quedando dormida, no me paresco a ti, Gabriela, que sales con cualquier chico.-


-No tengo la culpa de tener tantos admiradores, ja ja.-


-Tu no tienes admiradores,  ya casi tienes todo un almacén repleto jajajaja.- le dijo.


-Bueno que es lo que haremos hoy chicas, ¿por que la urgencia de que viniera?.- pregunto Valeria intrigada


-No es tanta la urgencia, solo queremos aprovechar el tiempo antes de que comiencen las clases.-


-Si!, antes de empezar con matemáticas, quimica y filosofía, hay que hacer algo divertido.- les dijo Dana, mostrando en su rostro un gesto de animo, y guiñando un ojo


Las chicas salieron de la heladería, dieron un par de vueltas por la plaza viendo aparadores de ropa y zapatos , en una tienda donde vendian la ropa de moda para ese momento.


-Mira Dana, estos vestidos estan geniales, te quedarian bien¡¡.- le comento Gabriela emocionada


-Jajaja, si son lindos, pero han de ser muy caros, y no tengo suficinte dinero por ahora, hasta que mi padre me de mi mensualidad.-


-Bueno , no pierdes nada con probartelos y ver como te lucen, ¿no crees Valeria?-


-Si, sirve que nosotras tambien nos probamos algo, me han gustado aquellos jeans.- señalo Valeria unos jeans rojos, con pedrerias en las bolsas, y una flor bordada en la rodilla izquierda.


-Pues a los probadores chicas¡¡, vamos , vamos- les apresuro Gabriela  empujandolas como si no tuvieran tiempo que perder


Entraron a los probadores con jeans, vestidos, y blusas, que habian tomado, probándose uno tras otro de los diferentes modelos que había y entrando todas juntas en un probador, hasta que vieron que uno de los dependientes de la tienda se les acercaba ya que estaban haciendo bastante escandalo con sus juegos, ellas al observar que se les aproximaba, dejaron la ropa que habían tomado ahí tirada, para huir de el, ya lejos de la tienda, algo agitadas reían, por la cara que puso el dependiente, al verlas salir corriendo.


-Jajajaja, que cara puso el tipo ese- decia Gabriela


-Si!, parecia que queria matarnos, vaya espanto que se llevo cuando vio toda la ropa tirada,jajajaja-


-Ah, si fue genial- decia Valeria sonriente


-Que les parece ir a mi casa a ver una pelicula, mis papas salieron y no regresaran hasta mañana temprano- les propuso Dana


-Es buena idea, pero seria mejor con algo de compañia- decia Gabriela


-Ay, Gabriela, no cambias, siempre estas…- repuso dana


-Eres Gabriela “corazon de almacen”- interrumpio Valeria,  se miraron  y comenzaron a reir por la ocurrencia


Se encaminaron hacia la salida mas cercana de la plaza comercial, caminando una al lado de la otra  
las puertas automaticas se abrieron y saliendo a la calle, se encaminaron hacia la casa de Dana, decidieron hacerlo, no tenian prisa en llegar, eran las 6:30 pm, la tarde se empezaba a cerrar, sentian la brisa del verano abrazandolas, iban sobre la acera de la avenida, habia algunos arboles y postes de luz, en un momento en que iban charlando , un tipo que iba pasando en su automovil se detuvo un momento y les grito un piropo, Dana y Valeria trataron de ignorarlo , pero Gabriela siendo la mas desinhibida del grupo, le contesto con voz enfadada poniendo al tipo en su lugar, a lo que el auto solo  acelero lo mas rapido que pudo y se perdio en la lejania.


-¿Que se cree ese imbecil?!!, que vaya a gritarle esas cosas a su abuela.- comentaba Gabriela bastante molesta


-No le hubieras echo caso, se ve que no tiene nada de educacion.- Valeria trato de calmarla


-No te alteres Gab, relajate, aun que,estuvo bien que lo mandaras asi al diablo.- concluyo Dana


Ya habian caminado almenos 6 calles, en la calle siguiente Valeria  se adelanto un poco a sus amigas y se detuvo a la mitad para aguardarlas, en el momento que sus amigas la alcanzaron ella giro un poco la cara.


-Miren¡¡, ahi venden cupcakes- dijo valeria alzando la voz emocionada


-Ay¡, vale, tu siempre con tus cupcakes-le dijo Dana.


-Entremos, quiero comprar algunos ¡si!-


-Esta bien entremos- contesto Gabriela, dando un suspiro de resignacion ,sabia de antemano el gusto de su amiga por ese tipo de postres.


Atravezaron la pequeña puerta de cristal, Valeria entro primero, seguida por Gabriela y Dana, habia un largo mostrador del lado derecho y enseguida una puerta doble de color rojo, en las paredes varios anuncion con las fotografias de los pasteles que elaboraban ahi y del lado izquierdo varios estantes con los pasteles de diferentes sabores y decoraciones,  detras del mostrador  habia dos chicas con camiseta roja  y con gafete, una de ellas en la caja registradora cobrando a los clientes.


Valeria se acerco a las estanterias, observando primero los pasteles, luego fue directamente a donde se encontraban los cupcakes, Gabriela y Dana tomaron cada una un pastel de durazno, y se alejaron al mostrador esperando que Valeria elijiera, ella tomo dos cupcakes de chocolate con nutella , giro y dio un par de pasos, para acercarse al mostrador , en un momento sintio el lugar girando, los cupcakes que llevaba en las manos ahora estaban en el piso, junto con una bandeja que contenia varios pasteles  y un chico estaba frente a ella.


-!Mis cupcakes¡- grito Valeria molesta al haber sido derribada.


-Lo siento- se escucho decir al muchacho


-¡Estupido, por que no te fijas , eres ciego o algo asi!- Valeria molesta le gritaba mientra tomaba un poco de pastel que estaba tirado y se lo arrojaba al chico.


-Fue un accidente, dejame ayudarte a ponerte de pie- le tendio la mano , Valeria le dio la suya y el chico la incorporo con facilidad.


-Disculpa en verdad, yo pagare por eso-


Quedaron frente a frente , Valeria lo vio detenidamente, era un chico guapo, de ojos claros ,cabello negro o talvez castaño , quizas se veia asi por la luz que habia, se le denotaba un poco la barba, traia puesto una camisa blanca con el logotipo de la pasteleria, y en su cuello, tenia colgando una pequeña cinta de cuero con una estrella de color negro,el chico se agacho a recojer la bandeja que estaba en el piso, Valeria se quedo ahi sin decir nada.


-por cierto, mi nombre es Gregorio-


-Va, Valeria- contesto, sin esperar  a que se lo preguntara y sin saber por que lo dijo, aun seguia un poco molesta,  mientras sus amigas veian la escena y no pudieron contener sus risas…

Comentarios en Facebook

Dale tu opinión al argonauta

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *