Sudor de un corazón desquebrajado

Dominio… nombre del eco de un llanto de agonía.
Confusión implacable de un despedazamiento olvidado.
Corazón marchito hecho de fulgores imaginarios…

Así fueron los resuenos estruendosos del desmoronamiento de cristales
Como sinfonía sin fin de un gemido encapsulado en lagrimas fractales.
Eran susurros demenciales profiriendo ánimos de pantomímica alegría.

Luz que ansiaron mis caprichos, misticismo antilocuente
Regazo humedecido por una bruma de esperanza
Alivio momentáneo que se esfuma cuando se toca.

Sólo lo imaginé… nunca pasó….
La mujer que más amé… nunca existió…..
La vida que deseé… no se cumplió…

Ahora solo queda esperar el canto de otro sueño,
y arruyarme de nuevo en las neblinas de otra lagrima
para simular así, que en los pedazos queda vida…

Dedicado a la mujer de la visión.

Comentarios en Facebook

Dale tu opinión al argonauta

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *