3321141704_a252ebb6c0

La guerra en el silencio

Camine molido en el tiempo, y divido entre enemigos….
Peleando, luchando sin parar, escenario de una guerra interminable.
Fragmentos separados, reflejos oponiendose entre sí; bandos divididos….

El clamor de la guerra incitaba mi sangre a la batalla…
Con desesperación en una colina de soledad abismal.
La oposición no tuvo demora, heroes y corruptos lucharon…
E incontables rostros fueron enterrados en las arenas del tiempo…

Por un sin fin de batallas el campo fue desquebrajado,
 y los guerreros  enterrados y poco a poco olvidados…
Sus rostros, sus esencias, todo desapareció en la muerte,
Pulverizado por el tiempo todo recuerdo de ayeres.



Sin embargo, gracias a una enorme luz, cegadora, cálida y hermosa.
Sus almas hirvieron hasta convertirse en llamas celestiales,
y sus cuerpos transmutaron en fulgoricos cristales.
Derretidos y entremezclados, los entes del pasado.

De pronto no quedo rastro de la guerra, y todo se hizo uno.
Las ánimas resucitadas formaron parte de un mismo ser.
y el terreno desquebrajado fue sellado por los cristales,
Dándole una nueva vida al campo de la muerte.

Un hombre recuperó su mente dividida, y volvió a ser una misma.
La unidad forzó sus latidos, y su alma consolidada regresó a la vida.
La guerra interna terminó y reinó la paz entre lo que era uno desde el principio.




Comentarios en Facebook

Dale tu opinión al argonauta

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *