BARCOS EN EL CIELO



M

Me encontré corriendo, sin tener idea de lo que sucedía, este día no iba muy bien, estos tipos no dejaban de seguirme, pero no pudieron darme alcance, me detuve para inhalar y decidí ir a la casa de idoia, ahí podría dejar a mi cuerpo reponerse…

De un momento a otro llegue, e idoia me hizo entrar, estuve no se cuanto tiempo en su casa, después me despedí, ya habían pasado las horas, teniendo cuidado de no golpearme la cabeza, con la parte superior de la puerta, Salí de la casa por las escaleras de la entrada principal.

Estando fuera, camine unos metros por la angosta calle, y me detuve a pensar un momento, sentado sobre una enorme roca que estaba ahí, como esperando a alguien que viniera a hacerle compañía.

En una de las escapadas, de mi mirada al cielo, vislumbre aquello que desde hace días había mirado, sabia que no lo imagine, me levante rápidamente de mi lugar y Salí paso apresurado, hacia donde iba el objeto, que a mi parecer era mas como un barco, con ciertas diferencias, este era mas plano de los lados y mas cuadrado del fondo, con grandes ventanales negros, y un arillo en la parte media que giraba por alguna razón.

Abriéndome paso, por entre las calles y las pequeñas casas, que debían medir 20 cm. mas que yo, ya que como estaba estipulado las casas solo debían medir 1.80 m y el resto bajo la tierra, y en una calle me tope con guille, quien me pregunto, a donde me dirigía, y le dije, que mi destino era el descampado que estaba cerca, y seguí sin mas explicación, ya que el barco, como lo llame, había bajado ahí, hasta que por fin llegue…

Sigilosamente me acerque, cuidando de esconderme bien, de pronto mire el objeto, y una gran puerta se abrió, descendiendo muchas personas, mujeres, hombres y algunos niños, con grandes cestas, no hablaban entre ellos, sus miradas apagadas y sus caras sin expresión, no me decían nada de lo que sucedía, espere hasta que se marcharon, poco a poco me fui acercando, titubeando, y un poco nervioso entre al “barco”.

Ya dentro, mire largos pasillos y seguí curiosamente, hasta que escuche detrás de mi, una voz: ¿Quién eres tu?¿nunca te había visto antes?, gire, y vi a un hombre de complexión robusta, ojos grisáceos, y completamente vestido de negro, trate de explicar un poco mi estadía ahí, pero de pronto otro hombre apareció, este mucho mas grande que el primero

Muy intimidante a simple vista, pero igual que los demás, sin expresión en su rostro y mirada apagada, se le acerco al otro, ignoro lo que le dijo al oído, pero este tipo me tomo y me forzó a ir con el, me hizo entrar a una celda, que mas que celda, era una habitación, ya que solo contaba con las cuatro paredes y una puerta, ahí me quede sin saber, que pasaba, ni que pasaría conmigo, solamente me quedaba esperar, para encontrar algunas respuestas…

Fin del primer capitulo


Comentarios en Facebook

Dale tu opinión al argonauta

Powered by Facebook Comments

Un pensamiento sobre “BARCOS EN EL CIELO”

  1. Buena aportación Robert-García. Sin embargo quiero hacerte una pequeña critica constructiva. La historia suena interesante en su trama, sin embargo quedaría mejor si te enfocas en la experiencia del personaje principal, es decir en lo que está sintiendo y pensando cuando ve a la nave y a los hibridos camuflados de humano, en la textura y los razgos de la nave, así como la impresión que le dejan las expresiones sin vida de los hibridos…. Como que siento que no te detienes en los detalles y la história transcurre demasiado rápìdo.

    Recuerda que tienes que describir una escena para hacer que el lector la imagine tal y como si estuviera viviendola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *